Según la OMS, el 23% del total de accidentes de tránsito graves tienen que ver con vehículos pesados. Entre las causas se encuentran la impericia, el cansancio y los puntos ciegos.

Los puntos ciegos son las limitantes que un conductor puede llegar a tener dentro de su campo de visión y el peligro aumenta para otros.

De por sí, todos los automóviles y transportes tienen puntos ciegos y esto se debe a que los retrovisores no siempre cubren todo el espacio necesario. Además, mientras el vehículo sea más grande los conductores pueden llegar a tener más problemas.

En el caso de los camiones, al tener un capó más largo y grande, el campo de visibilidad disminuye al frente. En los laterales también hay problemas, ya que la visión está limitada por los retrovisores; por lo tanto, los giros a la derecha son de gran peligro y es complicado observar a los automóviles. Por último, tenemos la parte trasera que es un punto ciego largo y debemos tener cuidado cuando retrocedemos y mantener una distancia de los demás.

Cómo evitarlos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.